JooMix
esarzh-TWenfrdeiwitjaptru

Cinco lugares del mundo para ver fantasmas DESTACADO

En el Viejo Barrio Francés, el nombre de Marie Laveau es omnipresente. Aunque haya fallecido hace más de un siglo y cuarto, se la sigue considerando todavía como la Voodoo Queen y la ciudad le debe en gran parte su costado más inquietante. Baron Samedi, Maman Brigitte y los demás guédés (espíritus de la muerte) fueron importados junto a los rituales vudúes a Luisiana por los exiliados de Haití luego de la independencia de la isla. El turismo recuperó con entusiasmo esta faceta de la cultura de la ciudad -ya llamativa de por sí por su herencia francesa en un Dixie muy anglosajón. En la actualidad algunas agencias se especializan en visitas temáticas donde abundan los zombis y los fantasmas: es el caso de New Orleans Ghost Tour, que organiza caminatas temáticas al anochecer los fines de semana. Se habla por supuesto mucho de Marie Laveau durante el recorrido, que sale de la tienda vudú del Reverend Zombie. También se organizan caminatas guiadas en busca de fantasmas y vampiros por los cementerios.

2. Singapur, la maldición de la Kenpeitai

3. Canadá, más de 400 años de espectros

 

4. Argentina, hotel paranormal

 

5. Escocia, los enigmas del castillo de Edimburgo

 

El antiguo país de los escotos y los pictos parece tallado a medida para las historias de fantasmas. Su pasado tormentoso, su clima con densas neblinas, sus paisajes sin árboles y sus lúgubres castillos son un terreno fértil para experiencias fantasmagóricas. El castillo de Edimburgo se considera como uno de los lugares más embrujados del planeta. A lo largo de sus nueve siglos de historia tuvo su cuota de tragedias, batallas y desapariciones; lo suficiente como para engendrar una armada de fantasmas que siguen buscando venganza o alivio, aun en nuestros tiempos tan modernos y racionales. Aquel castillo fue el teatro de la mayor investigación paranormal reciente, cuando equipos de investigadores lo estudiaron en detalle en busca de actividades fuera de lo común. La mitad de los participantes aseguraron haber vivido experiencias inexplicables durante esa campaña. Lo mismo buscan muchos de los turistas que lo visitan cada año.