JooMix
esarzh-TWenfrdeiwitjaptru

Alcorta Shopping adelantó las tendencias de moda DESTACADO

Más de doscientos comensales se sientan alrededor de largas mesas de madera, en Rocha, a degustar el menú de mar exclusivo que preparó el chef Camote Langer. Mientras disfrutan del sol y la vista al mar privilegiada, varias chicas se pasean por el deck completamente vestidas con enormes abrigos estampados, túnicas largas de lentejuelas, camperas de pieles sintéticas y pantalones de cuero blanco. ¿Es que se volvieron locas? En absoluto.

Ya es la tercera edición de "Invierno en la Arena", el adelanto de las colecciones otoño/invierno ´18 que organiza Alcorta Shopping, para descubrir las líneas de Cher, Trosman, Prüne y Benito Fernández, que recién podrán verse en los centros comerciales a partir de febrero.

El invierno de Benito se llama Bosque Encantado. "Las estampas de animales se mezclan con dibujos búlgaros y flores en una fiesta de colores donde toda la paleta convive. Predominan el verde, el mostaza, los azules y los rojos, que se complementan con estampados de flores y rayas en tonos plenos y vibrantes", comentó el diseñador. Desde los tonos metalizados, para camperas motoqueras con piel, hasta cueros de los colores del arco iris, a modo de patchwork, y decorado con tachas. En siluetas clásicas, esta temporada tendrá muchos bordados con pailettes en vestidos y abrigos tejidos amplios y XL que combatirán el frío.

En dos pasadas, María Cher aprovechó para dividir sus dos líneas: una más rockera, inspirada en los años 80 y en la figura de David Bowie, donde mandaron los vestidos con trabajos de bordados de paillettes y recortes metálicos en chaquetas, tops, trajes de dos piezas y túnicas vaporosas, típicas de la marca. En otra dirección, presentó su línea minimalista, de cortes simples, siluetas oversize y líneas depuradas. Los bloques de color en materiales nobles como la seda, el poplin, la lana y el cashmere renovaron el estilo Cher.

Sobre la colección de invierno de Prüne, María Eugenia Farrel, directora creativa, señaló: "Esta temporada hablamos de un folk sofisticado. Los cuentos de heroínas y de hazañas western inspiraron la propuesta de marroquinería. Usamos cueros gamuzados y metalizados para los accesorios blandos como las mochilas. En cambio, para los más rígidos, preferimos el charol y el croco, con manijas protagonistas." La influencia del Oeste se vio en los bordados dorados y los herrajes, con diseños recargados, tanto en botas cortas y bolsos como en chaquetas motoqueras.

La inspiración de Trosman para la próxima temporada fueron los arquetipos neoyorquinos de fines de los 80, la película After Hours, de Martin Scorsese, y el documental Paris is Burning. "Prendas clásicas como el traje sastrero a rayas y liso, con botones forrados, vestidos de fiesta en seda, drapeados y en colores vibrantes, escotes profundos como el halter, en vestidos adherentes, en contraposición de abrigos oversize matelaseados", comentó su diseñadora, Rocío Ortiz de la Tierra. Dominaron los colores saturados: turquesa, rojo, violeta, verde y rosa comparten protagonismo con el blanco y negro y se mezclan entre sí. Las fibras nobles como la lanas y el algodón conviven con algodones Pima, gasas y satenes de seda, a la vez que las telas más tecnológicas, como las mallas de lycra y organzas transparentes. Lo femenino y lo masculino. La ropa al cuerpo y lo hiperbólico, lo retro y lo neo, lo artificial y natural se mezclan en una fiesta de divas donde todas las prendas encuentran su lugar.