JooMix
esarzh-TWenfrdeiwitjaptru

Brinkmann convierte hojas y ramas en compost para embellecer plazas DESTACADO

Con el objetivo de reducir el número de hojas y ramas de árboles (que se genera durante la época de poda), el municipio elabora compost que se reutiliza en espacios públicos.

En el predio del basural, personal municipal elabora un “abono casero” para la tierra. Separación y reciclaje son conceptos que cobran cada vez más importancia en los municipios de nuestra región con la intención de reducir el volumen de basura domiciliaria e inerte.

Así, son cada vez más los pueblos que trabajan en la diferenciación de los residuos sólidos urbanos y recuperación de los mismos. Es el caso de Brinkmann, que desde hace tres años trabaja fuertemente a través del programa “Brinkmann Recicla”.

Con el fin de reducir el número de hojas y ramas de árboles (que se genera durante la época de poda), el municipio aplica una interesante iniciativa que consiste en la fabricación de compost que se reutiliza en espacios públicos, invernadero y vivero provincial emplazado en la localidad.

"La actividad forma parte del proyecto Brinkmann Recicla que tiene como principal objetivo la recolección diferenciada de residuos sólidos urbanos y su destino final", señaló el secretario de Obras Públicas y Ambiente, Walter Olivera.

"El primer paso fue la concientización a través de charlas y talleres, dando prioridad a la recolección domiciliaria, dividiendo los residuos en recuperables y no recuperables, para lo cual se dispuso un cambio en los días y horarios de recolección", explicó el funcionario municipal.

"El paso siguiente fue trabajar en el destino de cada uno de los materiales que íbamos separando, como el caso de las hojas o restos de poda (ramas). Así, tomamos la iniciativa de elaborar compost", precisó Olivera.

Al respecto, señaló que "el proceso es muy 'casero' pero nos permite reducir en gran medida la cantidad de hojas, sobre todo en época otoñal, un residuo que antes de desechaba. Lo mismo sucede con las ramas de árboles que se obtiene de la poda domiciliaria.

                                                                                                                                 

Consultado sobre los mecanismos de recolección de estos residuos, Olivera precisó que "en el caso de las ramas, se programa una poda junto a la Cooperativa de Luz y eso se traslada al centro de disposición final, se pasa por una chipeadora (que tritura las ramas hasta convertirlas en una especie de viruta) y allí empezamos a hacer las pilas de compost".

La tierra vuelve a los espacios públicos

Respecto del proceso de elaboración del compost, Olivera explicó que "el método es muy casero, ya que muchas veces los recursos son limitados para poder hacerlo. No obstante, en menos de un año y medio se puede obtener un material bien formado".

"Es mucho el material que se obtiene, ya que hemos producido unas 10 camionadas de compost que mezclado con buena tierra levanta la calidad de la misma. Con esto nos dimos cuenta que estábamos tirando algo que podemos reutilizar", destacó Olivera.

En cuanto al destino del compost, el funcionario municipal comentó que "tenemos una amplia demanda de tierra. La mayor parte se utiliza en los espacios públicos. Además, contamos con un invernadero propio donde también estamos realizando flores, por lo que toda esa tierra se usa para el traspaso de las plantas. Otra parte se destina al vivero provincial que también nos cedió un espacio".

Asimismo, mencionó que en fechas especiales como el Día del Ambiente o el Día del árbol se regala a los vecinos bolsas de compost como una forma de retribuirles su aporte en la recolección y limpieza de las hojas. El compost se fracciona y se reutiliza en espacios público e invernadero.

 

Cestos "Solo hojas"

En el caso de las hojas, desde el municipio se confeccionaron unos cestos especiales que se colocan en diversos espacios públicos para que la gente no use tantas bolsas y las deposite en estos contenedores.

"Brinkmann cuenta con un buen arbolado urbano y en un momento sabemos que las hojas de los fresnos caen antes que los lapachos y así vamos rotando los contenedores en los sectores donde caen estas plantas. Además, en cada plaza, plazoleta contamos con barredoras ecológicas que realizan esta tarea", sostuvo el secretario de Servicios Públicos y Ambiente.

"La idea es reducir al máximo posible la cantidad de basura que se deposite en el predio del basural que ya nos quedó chico ante el gran crecimiento que experimentó la ciudad", destacó. Con cestos específicos el municipio promueve la limpieza y ordenamiento de la ciudad.

 

Escombros y cubiertas, el siguiente paso

Finalmente, Olivera anticipó que "a futuro la idea es seguir agregando proyectos que queden en el tiempo. En esto es primordial trabajar en las ordenanzas para luego ponerlos en práctica".

En este sentido, el funcionario provincial dijo que "la idea es continuar con el aprovechamiento de los escombros que se generan en la obra pública o privada, para su molido y posterior uso como granza. Para ello, se analiza distribuir contenedores (a través de un servicio que brinde el municipio o desde una empresa privada) para ordenar el tema es los escombros".

"Otro problema es el de las cubiertas y el destino final de las mismas. De hecho, actualmente se realiza la recolección una vez por semana en las gomerías de la ciudad y hasta el momento estamos apilando las mismas".