JooMix
esarzh-TWenfrdeiwitjaptru

Postrada luego de someterse a un implante mamario DESTACADO

Por una mala praxis en una clínica rosarina, Berenice hoy vive en un centro de rehabilitación. No habla ni camina. Por reacciones nerviosas, no puede estirar las piernas ni permanecer sentada erguida. La estudiante de Relaciones Públicas está postrada en una cama y espera justicia.

El 12 de octubre del año pasado, a las 8.30, Marcelo Conte llevó a su hija Berenice a una clínica de cirugía plástica de avenida Francia al 300. La joven tenía pautada una operación para colocarse implantes mamarios.

"Me dijeron que era una cirugía simple, que a las 11 ya la podía pasar a buscar", contó Marcelo. Pero un poco antes de esa hora recibió un llamado de su mujer, que le dijo que fuera directamente a un sanatorio del macrocentro porque Berenice estaba siendo trasladada.

"Llegó sin oxígeno en el cerebro. No tenía reacción de ningún tipo. Entró a la unidad de terapia intensiva con un coma profundo y estuvo así unos meses", recordó Marcelo. El diagnóstico fue un ACV isquémico (un coágulo obstruyó un vaso sanguíneo del cerebro). En ese tiempo, le tuvieron que hacer una traqueotomía para que pudiera respirar.

Berenice mejoró. Salió del coma hoy vive en una clínica de neurorehabilitación integral donde diariamente recibe terapia fonoaudiológica para intentar que vuelva a hablar y a tragar —se alimenta por una sonda—; kinesiológica, para evitar que se le atrofien los músculos y articulaciones; y psicológica.

La familia de la chica denunció mala praxis por parte del médico cirujano que realizó la operación y del anestesista. Por el momento, la causa se investiga como la posible comisión del delito de lesiones gravísimas culposas, pero aún no se resolvió si los profesionales de la salud serán imputados o no por el hecho.

El médico responsable de la operación se defendió argumentando que se trató de una complicación “como pasa tantas veces” y que se tomaron todos los recaudos para que la paciente sobreviviera.

Hasta el momento se ordenó la preservación de algunas pruebas solicitadas por la familia Conte, que no descarta iniciar, además, acciones civiles.