JooMix
esarzh-TWenfrdeiwitjaptru

ORTOREXIA: Cuando comer sano se vuelve obsesión DESTACADO

¿QUÉ ES LA ORTOREXIA?

La ortorexia es un trastorno alimenticio, una obsesión patológica por ingerir alimentos que la persona considera saludables. Es la obsesión por comer sano, natural, orgánico, limpio, puro, sin ingredientes. Los nutricionistas afirman que no está mal comer sano, se vuelve amenazante contra nuestra salud cuando esto es obsesivamente, lo que ellos definen una “obsesión enfermiza”. Este trastorno es poco conocido: comienza por como un inocente intento de mejorar la salud y la calidad de la alimentación, pero con el tiempo aparecen las obsesiones sobre qué se debe comer y qué está totalmente prohibido.

La palabra ortorexia deriva del griego: ortos, lo correcto; yorexi, apetito. Literalmente interpretado como “hambre por la comida correcta”.

La diferencia entre otros trastornos alimenticios radica en que la bulimia, anorexia y obesidad se obsesionan por la cantidad y los ortoréxicos por la calidad de la alimentación. Si la ortorexia avanza, puede desembocar en una anorexia.

Para la doctora Olga Ricciardi, directora del Centro Especializado en Desórdenes Alimentarios (CEDA), la ortorexia es la presentación más moderna de la anorexia, que aparece como la fisionomía del cuidado extremo por los alimentos que se consumen. De a poco se va acotando el modo de comer de manera absolutamente restrictiva, acompañado de rituales.

 

¿CUÁLES SON LOS GRUPOS DE RIESGO?

Los más afectados son los adolescentes, impulsados por la idea de belleza y felicidad instalada en la sociedad. Los jóvenes más vulnerables a estos trastornos, son aquellos demasiados autoexigentes.

En su mayoría adolescentes, pero también adultos, detrás de una elección por el mundo orgánico, el vegeterianismo, veganismo, escondiendo un desorden mas profundo.

La prevalencia estimada en mujeres y adolescentes en países desarrollados es de 0.5% a 1%. En los últimos 10 años creció enormemente con la movida de la comida gourmet. El 90% de la incidencia es femenino, los hombres no están exentos a estos trastornos.

 

¿CUÁLES PUEDEN SER LAS CAUSAS?

Esta modalidad se viene presentando aproximadamente desde 2008, debido al fuerte estímulo publicitario, promoviendo los que para las empresas son los estereotipos de belleza y perfección.  Las redes sociales, son la peor compañía para las personas ortoréxicas, permiten que la información sobre alimentarse sano sea más obsesivo, la información es constante y de todo tipo. Existe entonces, un contexto que facilita la ortorexia y que retrasa muchísimo el diagnostico.

Otro de los causantes, es el de tener padres dietantes. Los padres también están inmersos en esto, terminan sin querer metiendo a sus hijos en la moda de comida sana y orgánica, llevándolos a ser vulnerables a este tipo de trastornos.

La sociedad occidental se ha convertido cada vez más obsesionada con los alimentos. Los medios de comunicación constantemente informan sobre los nuevos descubrimientos acerca de los alimentos potencialmente peligrosos, como una relación entre las grasas trans y el ataque de corazón. La obesidad se ha convertido en una pandemia, por lo que se estimulan un sinnúmero de dietas de moda que por lo general dan consejos no tan saludables. La gente está bombardeada con información sobre la elección de alimentos y los anunciantes suelen utilizar tácticas de miedo para promover sus productos, como por ejemplo la promesa de prevenir el cáncer por comer sus cereales.

 

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS O EFECTOS?

El principal rasgo de las personas con ortorexia es la rigidez con la que toman las decisiones y se imponen sus reglas de alimentación. Primero descartan la grasa animal, las harinas blancas, los hidratos de carbono, los aditivos y conservantes. Y así la lista no deja de crecer. El riesgo más grave es que no hay conciencia de la enfermedad y son personas que no están dispuestas a curarse de nada porque no hay nada que curar.

Los especialistas señalan que lo importante es no catalogar los alimentos como saludables o no saludables, el acento tiene que estar puesto en moderar las cantidades y aprender a comer de todo. Un signo de alarma es cuando los afectados, comienzan a evitar salidas y encuentros con amigos o familia porque prefieren comer distinto del resto. Además se panea durante horas ver cómo come, se recorre las etiquetas de los productos, encontrar el producto adecuado al precio que sea, etc. Se pierde tiempo de ocio, placer, con amigos, familia, proyectando la mejor manera de alimentarse.

La autoestima del ortoréxico se centra en la pureza de su dieta y con frecuencia se siente superior a los demás, por la manera en ingerir los alimentos.

Podemos entonces, resumir las complicaciones de la ortorexia en los siguientes puntos:

  • Superioridad
  • Pérdida de peso
  • Desnutrición
  • Aislamiento social
  • Problemas psíquicos
  • Deficiencia física

 

¿CÓMO PUEDE TRATARSE?

Para el diagnóstico de la ortorexia, los especialistas deben hacer una diferencia entre este trastorno obsesivo y una manera de alimentación saludable equilibrada y consciente, acompañada de hábitos saludables.

El doctor Steven Bratman, quien acuñó el término ortorexia en 1997, ideó una serie de preguntas que pueden ser utilizadas para ayudar para diagnosticar la enfermedad:

  • ¿se preocupa más por la virtud de lo que come que el placer de su recepción al comerlo?
  • ¿pasa más de tres horas al día pensando en la comida saludable?
  • ¿se siente superior respecto a otras personas que no comen como usted?
  • ¿la calidad de su vida disminuye a medida de la calidad de su dieta ha aumentado?
  • ¿se siente culpable si salta su régimen?

Ante este diagnóstico, es posible estar en presencia de una persona ortoréxica por lo que el tratamiento alimenticio deberá constar de un incremento equilibrado de alimentos a su dieta, además del acompañamiento de un psicólogo o profesional médico especializado para un tratamiento conjunto y poder así, llegar a solucionar el problema de alimentación del paciente.

Esto también debe constar de una rutina de actividad física progresiva y paulatina. Tanto el profesor de educación física, como los demás profesionales, deben estar en contacto permanente para determinar de manera exacta cuáles son las actividades que pueden ser provechosas para su recuperación.

Para esto, se deberá comenzar con actividades tranquilas, como caminatas por un tiempo determinado (dependiendo del nivel de trastorno alimenticio y sus efectos en el cuerpo), luego comenzar por la tonificación de la masa muscular sin realizar actividades aeróbicas que permitan la pérdida de peso. De esta forma se van incluyendo las actividades hasta que el  trabajo constante de sus frutos.

 

Entidad de apoyo a personas con trastornos alimenticios:

CEDA

http://www.cedaonline.com.ar/

“Nuestro equipo de profesionales especializados en desórdenes alimentarios está compuesto por psicólogos, psiquiatras, terapeutas de familia, médicos nutricionistas, licenciados en nutrición y arteterapeutas que trabajan interdisciplinariamente brindando tratamientos personalizados y ambulatorios.

La prevención y la detección temprana son la clave para un tratamiento eficaz, por este motivo es fundamental estar atentos a los primeros síntomas.”