JooMix
esarzh-TWenfrdeiwitjaptru

Pan: el primer alimento que aumenta en el año DESTACADO

Antes de que el año nuevo comience a caminar, los panaderos cordobeses remarcaron los precios de sus productos un 13 por ciento, según el listado “sugerido” por el centro que nuclea a esos productores. Desde el sector se atajan. “Los aumentos no son para mejorar la rentabilidad, sino para que la variable de ajuste no sean los empleados”, dijo Rinaldo Rusconi, del Centro de Panaderos.

Cuando las subas sugeridas se hagan efectivas en los mostradores, durante las próximas horas, el precio del pan habrá subido mucho más que la inflación oficial y estará al tope de los aumentos registrados en la canasta básica.

Por ejemplo, el producto básico de las panaderías, el francés, habrá aumentado 33,3 por ciento en comparación con enero del año pasado, cuando costaba 30 pesos el kilo, contra los 44 que cotizará ahora en las panaderías.

 

El aumento en el precio del clásico criollo cordobés durante el último año será todavía mayor: pasará de 50 a 73 pesos (82 pesos el kilo de hojaldrados), un 46 por ciento; mientras que el kilo de miñón llegará a los 49 pesos, un 53 por ciento más que lo que costaba un año atrás. La docena de facturas costará entre 108 y 120 pesos, y el kilo de “especialidades” tiene desde hoy un precio sugerido de 241 pesos. 

Los panaderos sostienen que el incremento del 6 por ciento que deben abonar este mes a sus empleados por el impacto de la paritaria, que llevará el salario básico de un oficial a 10.500 pesos, no fue determinante para subir los precios. “Es un combo de subas de costos, pero los últimos aumentos del gas, la electricidad y los combustibles pusieron a la industria panadera en una situación crítica que derivó en algunos despidos, y no queremos que esa sea la variable de ajuste”, afirmó Rusconi a La Voz.

A la hora de fijar el precio final de los productos de panadería, la incidencia de la mano de obra representa un 45 por ciento, mientras que el impacto de los costos de los servicios pasó del 4 por ciento al 10, según el relevamiento del Centro de Panaderos. “Pensábamos absorber algunos de estos incrementos para acompañar a la sociedad, pero la presión tributaria y tarifaria nos puso contra las cuerdas”, explicó Rusconi.

Fuentes de la cartera de Trabajo de la Provincia aclararon que no hay en el sector panadero una situación de conflicto colectivo por pérdidas de puestos, aunque reconocieron que “es un sector que está al límite ya que depende del consumo interno”.

La principal materia prima, la harina, también sufrió una suba del 15 por ciento, que llevó a la bolsa de 50 kilos a los 320 pesos. Una panadería estándar de Córdoba utiliza entre cuatro y cinco bolsas de harina por día para producir hasta 270 kilos de pan. En cada una de las tres mil panaderías registradas en toda la provincia de Córdoba se emplean, en promedio, unas 10 personas.

Desde el Centro aseveran que hay un mercado paralelo e ilegal, formado por una red que estiman en 2.500 establecimientos no registrados, que emplean en negro y sin pagar tarifas industriales por los servicios. “Por ejemplo, en Deán Funes sólo hay ocho empleados registrados, menos de los necesarios para que funcione una panadería”, señaló Rusconi.

Desde la Cámara de Pastas anticipan un movimiento en igual sentido que el pan. “Es inminente un aumento; trataremos de consensuarlo esta semana”, advirtió Jorge Cabrera, titular de la entidad. “Los servicios y las tarifas condicionan el futuro de las empresas”, argumentó Cabrera.