JooMix
esarzh-TWenfrdeiwitjaptru

Rabia – “El 80% de las mascotas del ejido urbano deben ser vacunadas” Por Ivana Schneider DESTACADO

La Médica Veterinaria Ivana Schneider informó sobre esta enfermedad vírica infecciosa que acaba siendo mortal en casi todos los casos una vez que han aparecido los síntomas clínicos.

 

La última semana, se notificó un caso de rabia en un felino de la localidad de Susana (Pcia. de Santa Fe) por lo que se impuso un sistema integrado de alertas salud y producción extremando medidas de control promoviendo y realizando la vacunación de los perros y gatos.

Según la OMS, se trata de una enfermedad presente en todos los continentes excepto en la Antártida, pero más del 95% de las muertes humanas se registran en Asia o en África. En general, las muertes causadas por la rabia raramente se notifican, y los niños de 5 a 14 años son víctimas frecuentes.

Cada año se administran vacunas tras una mordedura a más de 15 millones de personas en todo el mundo; de este modo se previenen cientos de miles de muertes anuales por rabia.

La infección en las personas suele producirse por la mordedura o el arañazo profundos de un animal infectado. En América, los murciélagos son la principal fuente de infección en los casos mortales de rabia, puesto que la transmisión a ser humano por mordedura de perros rabiosos se ha interrumpido casi por completo.

Schneider remarcó que “el motivo de la aparición de nuevos casos de rabia es la falta de vacunación. Está demostrado que es así. El 80% de las mascotas del ejido urbano deben ser vacunados contra la rabia Cada mascota de la casa, obligatoriamente anual debe tener su vacuna antirrábica”.

Las alertas se elevan ya que los animales domésticos como gatos y perros, son los responsables del 99% de que la enfermedad llegue a los humanos.

La educación sobre la conducta de los perros y la prevención de las mordeduras, tanto para los adultos como para los niños, es fundamental en todo programa de vacunación contra la rabia si se pretende reducir su incidencia en el ser humano y el costo del tratamiento de las mordeduras. Es necesario mejorar los conocimientos de las comunidades en materia de prevención y lucha contra la rabia, en concreto sobre la responsabilidad que supone tener una mascota, la prevención de las mordeduras y el modo de actuar cuando estas ocurren. El compromiso de las comunidades y su participación en los programas preventivos contribuyen a mejorar la cobertura y la recepción de la información más importante.

Es una zoonosis la rabia, por ende es un virus que puede trasmitirse a los humanos y ocasiona la muerte. Epidemiológicamente está demostrado”.

Los casos mortales en humanos por contacto con zorros, mapaches, mofetas, chacales, mangostas y otros huéspedes carnívoros salvajes infectados son muy raros, y no hay casos conocidos de transmisión a través de mordeduras de roedores.

Los síntomas tras una mordedura o contacto con animales infectados no aparecen al instante. El periodo de incubación suele ser de 1 a 3 meses, pero puede oscilar entre una semana y un año, dependiendo de factores como la localización del punto de inoculación y la carga vírica.

Las primeras manifestaciones son la fiebre acompañada de dolor o parestesias en el lugar de la herida. La parestesia es una sensación de hormigueo, picor o quemazón inusual o no explicable por otra causa. A medida que el virus se propaga por el sistema nervioso central, se produce una inflamación progresiva del cerebro y la médula espinal que acaba produciendo la muerte.

La enfermedad puede adoptar dos formas

  • En la primera, la rabia furiosa, los enfermos presentan signos de hiperactividad, excitación, hidrofobia (miedo al agua) y, a veces, aerofobia (miedo a las corrientes de aire o al aire libre), y la muerte se produce a los pocos días por paro cardiorrespiratorio.
  • La otra forma, la rabia paralítica, representa aproximadamente un 30% de los casos humanos y tiene una evolución menos grave y, por lo general, más prolongada. Los músculos se van paralizando gradualmente, empezando por los más cercanos a la mordedura o el arañazo. El paciente va entrando en coma lentamente y acaba falleciendo. A menudo, la forma paralítica no se diagnostica correctamente, lo cual contribuye a la subnotificación de la enfermedad.

[Información Complementaria: Organización Mundial de la Salud]