JooMix
esarzh-TWenfrdeiwitjaptru

Panadería de La Luciérnaga proyecta vender al público en 2018 DESTACADO

 

Los sueños tienen mucho de esperanza, uno de los ingredientes principales para que se hagan realidad. Por eso, la panadería de La Luciérnaga, que cada día avizora un horizonte mejor, lanzó a poco más de un mes para Navidad y Año Nuevo, la venta de pan dulce artesanal y otras exquisiteces para regalar o compartir en la propia mesa familiar.

Los productos, sabrosos y de calidad, son elaborados por los nueve jóvenes panaderos que integran el equipo de trabajo de la institución y se convierten además en una buena opción para los regalos empresariales de fin de año, por ejemplo. Y a eso apuestan.

Desde su inauguración a principios de este año, la panificadora fue creciendo y sigue apostando a cumplir con el objetivo de ser una posibilidad concreta de un proyecto de vida y sobre todo laboral para los chicos que asisten a La Luciérnaga. En ese camino surgió un nuevo desafío: la instalación de un local para la venta al público que funcionará en el garaje que se encuentra frente a la sede de La Casa ubicada en Avellaneda 255.

"Dentro del pesebre de cada hogar, es bueno que nazca el pesebre de La Luciérnaga, el de los productos hechos por manos de chicos que necesitan otra oportunidad. Jesús nació en un pesebre, en la pobreza y hay muchos chicos que nacen en estas condiciones y están buscando sobrevivir. Creemos que ese es el sentido y por eso invitamos a la gente a colaborar porque es apostar a nuevos nacimientos", explicó a LA VOZ DE SAN JUSTO Marianela Flores, miembro del equipo técnico de La Luciérnaga, al referirse al espíritu de la campaña encarada por la panificadora.

Plena producción

Flores comentó que los panaderos "ya están produciendo panes dulces artesanales, sin conservantes, de chocolate y con frutas secas, con una presentación bonita para que puedan regalarse. Hay pequeños, de 120 gramos, y también de un kilo para compartir en familia, para que puedan elegir".

"Para quienes quieran hacer regalos más completos, empresariales o particulares -añadió, pueden sumar al pan dulce masitas de manteca con formas y decorado navideño y también budines. Ya comenzamos con la producción y ya pueden realizar los pedidos con tiempo para la Navidad", aconsejó.

"Más allá de ayudar a la institución, la gente debe saber también que los productos son de calidad, ricos y sabrosos", dijo.

La venta al público: el nuevo desafío

El crecimiento de la panificadora es importante y por eso ahora los chicos encaran el desafío de abrir su propio local de venta al público. "Tenemos dos grandes objetivos: uno es el de facilitar a las familias que hoy no pueden llenar la mesa y el otro es el de contar con la venta al público propia; ese es el sueño para el año próximo. Por ahora solo se vende por encargo, pero ahora comenzamos a acondicionar el garaje para ofrecer nuestros productos a la gente que quiera comer estas delicias todos los días", adelantó la integrante del equipo técnico.

 

Flores remarcó que este año el proyecto estuvo plagado de desafíos porque "era algo desconocido para todos" y agregó que "creemos que día a día fuimos encontrando nuevas formas de trabajar, tuvimos una gran ayuda de todos, especialmente de Fundación Losano", destacó, asegurando que "vemos mucho el impacto positivo en la vida de los chicos, en sus vidas, con su proyección y con la oportunidad concreta de cambiar las cosas".

"Cuando comenzó la panificadora comenzaron cinco chicos y ahora son nueve, se fueron sumando y piensan en nuevos proyectos para ayudar a la gente que está en situación de calle o los cartoneros, siempre surgen nuevas propuestas", afirmó.

Cómo comprar

Quienes quieran colaborar comprando los productos de la panificadora de La Luciérnaga para la próxima Navidad y Año Nuevo, podrán acercarse a La Casa (donde funcionan varias instituciones, entre ellas "La Luci"), ubicada en Avellaneda 255. También pueden comunicarse al teléfono (03564) 443559 o en Facebook: La Luciérnaga San Francisco.

 

 

 Fuente:lavozdesanjusto.com.ar