JooMix
esarzh-TWenfrdeiwitjaptru

Marina

Page 8 of 122

Ya te compraste son muy prácticos y para tener en cuenta. El street style europeo y norteamericano las había convertido en tendencia en el hemisferio boreal, e Instagram aumentó el impacto de este particular accesorio. 

Los bolsos y carteras realizados con mimbre, rafia o materiales que simulen éstos dosson el último grito de la moda, que recuerda a la icónica Jane Birkin en la Francia de los años ‘60 y ’70. Un complemento que pasa de la vida de campo, la playa y el aire libre a lucirse en atuendos urbanos e incluso más arreglados, como para eventos de noche.

Las influencers de la moda los llevaron a todos lados en éste verano boreal (de julio a septiembre de 2017), con bolsos diseñados exclusivamente con mimbre o rafia. Pero también se animaron a combinar la tradicional canasta con los looks más trendy del momento. ¿Vos te sumás? Viví el verano 18/19 a puro GLAM…

Ya te compraste son muy prácticos y para tener en cuenta. El street style europeo y norteamericano las había convertido en tendencia en el hemisferio boreal, e Instagram aumentó el impacto de este particular accesorio. 

Los bolsos y carteras realizados con mimbre, rafia o materiales que simulen éstos dosson el último grito de la moda, que recuerda a la icónica Jane Birkin en la Francia de los años ‘60 y ’70. Un complemento que pasa de la vida de campo, la playa y el aire libre a lucirse en atuendos urbanos e incluso más arreglados, como para eventos de noche.

Las influencers de la moda los llevaron a todos lados en éste verano boreal (de julio a septiembre de 2017), con bolsos diseñados exclusivamente con mimbre o rafia. Pero también se animaron a combinar la tradicional canasta con los looks más trendy del momento. ¿Vos te sumás? Viví el verano 18/19 a puro GLAM…

Ya te compraste son muy prácticos y para tener en cuenta. El street style europeo y norteamericano las había convertido en tendencia en el hemisferio boreal, e Instagram aumentó el impacto de este particular accesorio. 

Los bolsos y carteras realizados con mimbre, rafia o materiales que simulen éstos dosson el último grito de la moda, que recuerda a la icónica Jane Birkin en la Francia de los años ‘60 y ’70. Un complemento que pasa de la vida de campo, la playa y el aire libre a lucirse en atuendos urbanos e incluso más arreglados, como para eventos de noche.

Las influencers de la moda los llevaron a todos lados en éste verano boreal (de julio a septiembre de 2017), con bolsos diseñados exclusivamente con mimbre o rafia. Pero también se animaron a combinar la tradicional canasta con los looks más trendy del momento. ¿Vos te sumás? Viví el verano 18/19 a puro GLAM…

Ya te compraste son muy prácticos y para tener en cuenta. El street style europeo y norteamericano las había convertido en tendencia en el hemisferio boreal, e Instagram aumentó el impacto de este particular accesorio. 

Los bolsos y carteras realizados con mimbre, rafia o materiales que simulen éstos dosson el último grito de la moda, que recuerda a la icónica Jane Birkin en la Francia de los años ‘60 y ’70. Un complemento que pasa de la vida de campo, la playa y el aire libre a lucirse en atuendos urbanos e incluso más arreglados, como para eventos de noche.

Las influencers de la moda los llevaron a todos lados en éste verano boreal (de julio a septiembre de 2017), con bolsos diseñados exclusivamente con mimbre o rafia. Pero también se animaron a combinar la tradicional canasta con los looks más trendy del momento. ¿Vos te sumás? Viví el verano 18/19 a puro GLAM…

El consumo de drogas es un problema complejo. Una de sus aristas es cómo estas sustancias afectan el cerebro. Liliana Cancela es investigadora principal del Conicet y de la Universidad Nacional de Córdoba. Hace más de 20 años que trabaja en este tema.

Asegura que las políticas sobre drogas no tienen en cuenta la evidencia científica que hay sobre el daño neurológico que generan. También clarifica algunos aspectos sobre el uso medicinal de la marihuana y advierte sobre los peligros de las drogas psicodélicas a pesar de que no generan tanta adicción.

–¿Por qué una sustancia genera adicción?

 

–De tres millones de sustancias, sólo unas 100 generan adicción. Pueden ser sustancias con efectos diferentes, pero tienen en común que activan una determinada química cerebral de la recompensa. La mayoría también liberan dopamina y otros neurotransmisores que interactúan con esta hormona neurotransmisor. Sensibilizan estos circuitos. Esto significa que ante cada dosis, la respuesta se va intensificando y no sólo con la droga que se está consumiendo en ese momento, sino con otras sustancias.

 

–¿Entonces es correcto decir que algunas drogas funcionan como puerta de ingreso a otras?

–Sí. Las drogas “blandas” inician el camino para las drogas “duras”. Van sensibilizando el circuito, no importa que sean drogas de efectos diferentes. Todas sensibilizan los procesos químicos de los circuitos de la recompensa. Las personas se vuelven más vulnerables a la adicción.

–¿Cuál es la influencia de los genes en la adicción a las drogas?

–Algunos cambios genéticos presentes en ciertas personas aumentan hasta en un 60 por ciento la posibilidad de que se vuelva adicto a algunas drogas. Son polimorfismos genéticos y cambios en los aminoácidos de los receptores opioides, donde actúa la heroína, que aumenta la predisposición a la adicción a drogas.

–¿Tiene más peso este aspecto genético o los aspectos socioambientales de los que siempre se hablan?

–Nunca la genética es determinante. Algunos genes influyen, por ejemplo, los asiáticos metabolizan distinto el alcohol. Pero siempre el ambiente tiene la posibilidad de modificar y atenuar esos factores genéticos.

–¿Alguna vez habrá un test genético que pueda detectar esta predisposición genética a la adicción?

–Cada vez se detectan más biomarcadores, que permiten anticipar la activación de un sistema cerebral y la respuesta de nuestro organismo frente a las drogas, sin necesidad de invadir el cerebro de la persona. Es un campo científico que está creciendo mucho.

–¿En qué medida las políticas públicas para tratar la adicción tienen en cuenta las investigaciones científicas?

–Las políticas públicas sobre drogas no tienen en cuenta la evidencia científica. Por ejemplo, no hablan del impacto neurobiológico de las drogas en el cerebro y cómo eso impacta en la conducta. Es información que la gente debería conocer porque si decide consumir, debe conocer las consecuencias. El mensaje es que con la legalización se soluciona todo porque desaparece el narcotráfico. Pero ese es un mensaje muy fuerte que no tiene en cuenta los efectos de las drogas en el cerebro.

–Pero las campañas sobre drogas hablan de los problemas del consumo.

–Las causas de la adicción son múltiples: vulnerabilidad social, predisposición genética, factores económicos e hiponutrición, entre otras, pero una vez que el consumo de drogas se instala, la persona desarrolla una enfermedad. Y se trata al paciente como si tuviera sólo un problema social cuando también necesita otro tipo de respuestas para tratar su adicción.

–¿Cómo sus investigaciones con modelos animales pueden impactar en la salud pública?

–Los modelos animales sirven para reproducir síntomas que ven en seres humanos y probar tratamientos. Por suerte, los roedores prefieren las drogas como los humanos. Hay transmisores que se han mantenido en la escala evolutiva. Lo que encontramos en estos modelos es predictivo de lo que ocurre en las personas. Luego hay que pasar a estudios clínicos. Ya hay ensayos en humanos que se están realizando en EE.UU. a partir de nuestras investigaciones.

–Se habla de que los psicodélicos no generan adicción. ¿Deberían dejar de prohibirse?

–El LSD no libera dopamina por lo que no genera adicción, pero en organismos vulnerables puede desencadenar una psicosis y provocar flashbacks, viajes al pasado, que pueden desencadenar una enfermedad mental. Lo mismo ocurre con la ayahuasca, aunque se trata de una mezcla de drogas que es mucho más peligrosa. Las drogas sintéticas como la metanfetamina y el éxtasis también tocan serotonina y no tanto dopamina por eso no son tan adictivas, pero son peligrosas por su toxicidad.

–En Argentina hubo un fuerte debate sobre el uso medicinal del cannabis. ¿En qué está probada su efectividad?

–Primero, hay que aclarar que no se trata de fumar marihuana. En Argentina sólo está aprobada para la epilepsia refractaria. Hay controversia sobre su uso como analgésico para dolor neuropático y no neuropáticos y como antiinflamatorio en artritis. Y está bastante aceptado su uso como antiemético en pacientes con sida. El principio activo es el canabidiol y no el THC (el psicoactivo), aunque para que el primero sea efectivo para la epilepsia, se necesita que el extracto tenga un poco de THC.

–¿Cuáles son los efectos negativos de la marihuana?

–En individuos vulnerables puede precipitar esquizofrenia. El consumo crónico provoca una baja en el coeficiente intelectual.

Sólo basta un minuto para que ellos terminen lastimados, golpeados con algo, o con objetos en sus bocas ¿Qué hacer? Algunas para poder lidiar con estas situaciones.

Los chicos corren por la plaza, se trepan a los juegos, a veces hasta alcanzar una altura desde la cual luego no saben cómo bajar...o tienen una curiosidad enorme por saber qué se está cocinando sobre la hornalla. Es casi imposible evitar a veces que los niños se lastimen intentando descubrir el mundo. La mayoría de las veces sufren lastimaduras mejores. Pero en algunas situaciones puede ser importante saber qué hacer.

Caídas

La mayoría de los padres se asustan mucho cuando ven caer a su niño desde un juego más o menos alto. La mayoría de las veces, los niños se levantan del piso y siguen comportándose con total normalidad. Si esto sucede, por lo general está todo bien. De todas formas, los padres deberían estar atentos en las horas siguientes a posibles síntomas que deben generar alarma. Si el niño vomita, le duele la cabeza, le sangra un oído, parece ausente o está muy somnoliento, puede haber sufrido una conmoción cerebral. En ese caso hay que llevar al niño al hospital y dejarlo en observación por 48 horas.

Lastimaduras

Uno de los mayores misterios de la paternidad es por qué los niños suelen caerse justo sobre aquella superficie que terminará lastimándolos, como la esquina de una mesa ratona. La mayoría de las veces sufren lastimaduras que pueden sangrar bastante. Por lo general, se lastiman la frente, el mentón o las cejas. Si la herida no comienza a cicatrizar después de seis horas hay que ir al médico para que la cosa o, como es cada vez más habitual hoy en día, la pegue.

Quemaduras

Los niños suelen quemarse con agua hirviendo de alguna olla o tetera que se encuentra sobre la hornalla. Si la quemadura es pequeña, lo mejor es colocar la parte del cuerpo afectada de cinco a diez minutos en agua fría. Lo ideal es quitarle la ropa y no olvidar el pañal. Si hay telas pegadas al cuerpo, no hay que retirarlas sino cortar la tela alrededor de la herida y llevar al niño a la salita de auxilio. Si se rompe una ampolla por si sola, hay que ir al médico para evitar que se irrite la herida.

Atragantamientos

 

 

Estas son las situaciones más peligrosas: el niño tragó una nuez, un caramelo o un trozo de manzana y le quedó atorado. Esta situación cotidiana supone, sin embargo, un riesgo para la vida. Por eso es imprescindible actuar de inmediato. Si se trata de un bebé pequeño que aún no sostiene la cabeza por sí solo, hay que colocarlo boca arriba y presionar cinco veces seguidas con firmeza en la mitad del tórax. Si es un bebé más grande, hay que colocarlo sobre su barriguita en el propio muslo y dar golpes firmes pero cuidadosos cinco veces entre los hombros. De esta forma, deberían poder expulsar lo ingerido.

Con niños de más de un año hay que hacer lo mismo. Si no funciona, hay que colocarse detrás, abrazar el torso, formar puños con las manos y colocarlas sobre el plexo solar del niño. Presionar los puños hacia uno para sacar el aire restante del pulmón. No hay que tenerle miedo a la maniobra: la vida del niño puede depender de ello.

Ingesta de algo venenoso

Los niños son curiosos. Si ven una botella colorida con lejía cerca, probablemente se acerquen a investigarla. Si los padres creen que el niño ingirió el líquido, deben llamar de inmediato a urgencias (en general, el teléfono figura en el mismo producto). Allí le dirán qué hacer. Siempre ayuda dar un agua de beber, pero no leche. Tampoco hay que hacer vomitar al niño (dpa).

 
Page 8 of 122