JooMix
esarzh-TWenfrdeiwitjaptru

Forman parte dela campaña "Al frío, le ponemos corazón", que ya comenzó en el Superdomo Municipal de San Francisco.

La campaña "Abrazos de Pulpitos -Octopus for a preemie (un pulpo para un prematuro)" que nació en Dinamarca, llegó a la Argentina, a Córdoba y también a San Francisco apoyada por el Hospital "J. B. Iturraspe".

Incluso se están tejiendo en el marco de la campaña "Al frío, le ponemos corazón" que ya comenzó en el Superdomo Municipal y se realiza todos los martes de 16 a 18.30 hasta fines de junio.

En la provincia de Córdoba, la coordinadora regional es Natalia Cena y el grupo al que representa es "Abrazos de pulpitos-Córdoba-Argentina", el cual cuenta con algunos hospitales adheridos como el Hospital Materno Neonatanal "Dr. Ramón Carrillo", el Hospital Misericordia y el Sanatorio El Salvador, de la ciudad de Córdoba, y en San Francisco, el Hospital "J. B. Iturraspe". Cada nosocomio establece el protocolo para implementar el método.

¿Cómo ayudan?

Se tejen pulpos al crochet siguiendo un patrón original aprobado por Dinamarca, para ayudar a los bebés prematuros a su pronta recuperación y mejorar su calidad de vida en el período en el que se encuentran internados.

La idea surgió de una investigación realizada en 2013 que afirma que el contacto de un bebé prematuro con un pulpo tejido ayuda emocionalmente al desarrollo en incubadora, ya que al estar en contacto con los tentáculos imita la relación intrauterina con el cordón umbilical, disminuyendo los niveles de estrés del bebé y mejorando su ritmo cardíaco y respiratorio, a la vez que evita que se arranque las sondas o vías que pueda llegar a tener conectadas. Estudios científicos de estos países demostraron que éste método favorece una recuperación más rápida del bebé en estas condiciones.

Asimismo se aclara que el pulpito "acompaña" al bebé prematuro en su etapa de internación pero no reemplaza el contacto piel a piel con la madre, también se sugiere no dejar al bebé con el pulpito sin supervisión.

Normas de seguridad

Existen estrictas normas de seguridad para su confección como el material que se utiliza, para evitar la proliferación de bacterias. El hilo utilizado es, hilo peruano o macramé, ambos de algodón 100% mercerizado (proceso por el cual se obtiene un PH neutro) e hipoalergénico, así como el relleno, 100% lavable, que soporta lavados a 60°C con jabón neutro, y con tentáculos que no superan los 22 cm para que no exista peligro para el bebé de asfixia, así como la cabeza que debe medir entre 6 y 9 cm. Se confeccionan con el patrón original de los creadores del proyecto en Dinamarca, no llevan ninguna costura, se tejen en una sola pieza y son entregados a la coordinadora regional -no al Hospital- lavados y en bolsas con cierre hermético. Una vez que el bebé es dado de alta, se lleva al pulpito como muñeco de apego.

Quienes quieran tejer los pulpitos deben ingresar al grupo en Facebook: "Abrazos de pulpitos-Córdoba-Argentina" y también pueden informarse en el Superdomo, en la campaña "Al frío le ponemos corazón".

o, le ponemos corazón", que ya comenzó en el Superdomo Municipal de San Francisco.

Fuente: La voz de San Justo.-

Es un  psiquiatra argentino que vive en EE.UU. y estudió una población de pastores jujeños que nunca había sido medicada; Con un método simple, demostró por primera vez cuál es y dónde está la lesión cerebral que tienen estos pacientes y sus familia.

 

Solos entre las ovejas y los cultivos de subsistencia, muchos pobladores de la Puna jujeña eran devorados en silencio, sin tratamiento, por una de las enfermedades mentales más catastróficas: la esquizofrenia.

Decían que esos que bajaban de los cerros estaban locos. Que andaban siempre solos, que hablaban con el aire. Contaban de una muchacha que vivía aislada en un rancho. Había sido buena de chica, pero ahora hacía cosas de animal, hurgaba del plato de comida que la familia le dejaba para no verla, asustados por sus gritos.

Después de 10 años, el panorama cambió: gracias a una investigación liderada por el neuropsiquiatra Gabriel de Erausquin (argentino residente en EE.UU), el tiempo de diagnóstico y atención se redujo de 5 años a 3 meses, con todos los beneficios que eso trae. Y se dio un paso más: por primera vez, se halló en qué lugar del cerebro está la lesión que produce la enfermedad, que afecta a 1 de cada 100 personas

Los expertos tuvieron la posibilidad de estudiar una población que nunca había recibido tratamiento. Así, pudieron establecer que los "síntomas negativos" de la esquizofrenia (rigidez y lentitud para moverse y hablar, falta de expresión facial) no son consecuencia de la medicación -como se cree- sino que aparecen mucho antes de los síntomas más impactantes, como alucinaciones y delirios.

Neuronas vulnerables

De Erausquin integró el grupo que demostró que durante el desarrollo embrionario hay un grupo de neuronas muy sensibles al ataque de algunos virus (por ejemplo, el de la influenza, y por eso las embarazadas deben vacunarse contra la gripe) o frente a situaciones críticas como la hipoxia en el parto. La pregunta, entonces, no tardó en aparecer: el daño o la muerte temprana de esas neuronas, ubicadas en la zona del mesencéfalo, ¿podía contribuir al origen de la esquizofrenia?

En 2004, con un fondo de la Brain and Behaviour Foundation de los EE.UU, de Erausquin accedió a estudiar una muestra representativa de la población jujeña (650.000 habitantes). Junto a sus colegas Sergio Strejilevich, Eduardo Padilla y María Calvo (éstos dos últimos, del sistema de salud jujueño) formaron a psiquiatras y psicólogos y a agentes sanitarios de Jujuy -en ese entonces unos 650, hoy 1000- para que supieran reconocer la psicosis en sus recorridas por toda la provincia.

 

"Los agentes encontraban gente con síntomas y comportamientos muy serios: aislación, falta de cuidado personal, agresividad, intentos de suicidio. Estaban especialmente en la Puna, lejos de todo -explica de Erausquin-. En Caspalá, un pueblito de 120 habitantes, hubo 3 pacientes. En Cianzo, una familia con la mamá y 3 hijos que terminaron suicidándose antes de ser diagnosticados. El panorama era desolador".

De Erausquin, entonces, se cargó al hombro el ecógrafo que le habían donado en EE.UU y recorrió los cerros jujeños buscando saber qué andaba mal en esos cerebros.

 

-¿Qué muestran las ecografías?

-Una cicatriz medible en el tallo del mesencéfalo de pacientes y familiares. Hay una dependencia lineal entre el tamaño, la severidad de los síntomas motores y la mala respuesta al tratamiento. Ya se sabía de esa cicatriz en Parkinson. Lo demostramos en la esquizofrenia.

 

-¿Cuáles son las neuronas dañadas?

-Las dopaminérgicas, igual que en Parkinson, aunque en el Parkinson la falta de dopamina muestra sus primeros síntomas después de los 50-55 años. En los esquizofrénicos existían indicios de una lesión similar, pero se creía que era por los efectos negativos de los antipsicóticos. Nosotros demostramos que la lesión está antes de cualquier tratamiento. Los fármacos agravan esos síntomas motores, pero que no son la causa.

 

-¿Qué función cumplen esas neuronas

-Controlan la corteza prefrontal, asociada a toma decisiones y funciones ejecutivas. Durante un tiempo, el cerebro, aun lesionado, compensa la falta de dopamina produciendo más en forma endógena. Pero eso termina hacia los 20 años, cuando se produce un barrido neuronal por maduración cerebral.

 

-¿Entonces, la dopamina se acaba?

-No, no es que no haya más dopamina. En la esquizofrenia se sigue produciendo pero la dopamina equivoca la vía o circuito cerebral y la cantidad. En lugar de ir hacia la corteza cerebral (toma de decisiones) o el músculo estriado (dominio del movimiento) va hacia el sistema límbico. Ese circuito cerebral, que comanda acciones más primarias, recibe más dopamina de la necesaria y se producen las alucinaciones y delirios.

 

-¿Este brote se podría evitar?

-Pensamos que sí. Pero hay que demostrarlo. En Jujuy trabajamos con una muestra representativa pero pequeña, 90 pacientes. Ahora sumamos 3 poblaciones peruanas de unos 1,5 millones de personas con características similares: no por razones étnicas sino por ser comunidades rurales, aisladas, sin atención. Ya se tradujeron las herramientas al quechua y se entrenó a profesionales.

 

-¿Qué buscan demostrar?

-Determinar si el tamaño de la lesión mesencefálica predice la enfermedad. Hoy el diagnóstico es clínico y de bajo valor predictivo: hay muchos falsos positivos, a quienes se medica igual. Pero si hay correlación entre el tamaño de la lesión y el riesgo de enfermedad, trataríamos a esas personas con drogas inocuas, conocidas y probadas para reducir la posibilidad del primer brote. Además, estamos estudiando qué genes predisponen a la hipersusceptibilidad de las neuronas mesencefálicas durante el desarrollo embrionario.

 

-Más allá de los aspectos neurológicos, anatómicos y genéticos, ¿no existe influencia emocional o psicológica en las familias con un integrante esquizofrénico?

 

-Sí. Muchos trabajos científicos muestran que estas familias tienen una forma de estrés de interacción que actúa como factor predisponente. Lo estudió el argentino Alejandro Kopelowicz en la población mexicana de Los Ángeles. Hay familias que manejan el estrés en forma más productiva y hay familias que, en la confrontación con el paciente, se pelean, se frustran, gritan. Eso empeora y precipita los síntomas. Si aprenden a manejar las interacciones, los síntomas aparecen más tarde.

Perfil

Gabriel de Erausquin (54) es porteño. Médico neurólogo y psiquiatra (UBA), muy joven, emigró a EE.UU y se desempeñó en la Universidad de Washington y la Harvard Medical School, entre otras. Ahora es Chair Fundador del Departamento de Psiquiatría y Neurología de Escuela de Medicina de la University of Texas Rio Grande Valley (UTRGV).

Está casado con Laura y tienen 11 hijos, 7 mujeres y 4 varones. "No, no los planificamos -dice, con simpleza-. Simplemente, vinieron". Siempre usó barba y un día decidió dejarse el pelo largo. Lo lleva atado. Más de una vez, recorriendo aeropuertos, lo miraron con cara de pocos amigos. "Me dicen que parezco un talibán", comenta sonriendo.

Fuente:lanacion.com.ar

Las horas de sueño y la posición en la que dormimos es un factor importantísimo a la hora de lograr un óptimo descanso para la recuperación de energías.

Recientemente un pequeño grupo de investigaciones sugieren que dormir del lado izquierdo puede ayudar a mejorar el sueño y, en consecuencia, la salud. Esta teoría proviene de la Ayurveda, un antiguo sistema de medicina tradicional originado en la India.

Esta teoría propone que dormir del lado izquierdo puede ser bueno para nuestra digestión, espalda y hasta nuestros corazones debido a las posiciones de algunos órganos del cuerpo.

Estos son 6 beneficios de dormir del lado izquierdo:

  • Refuerza el sistema linfático
    De acuerdo con la medicina ayurvédica, dormir del lado izquierdo le permite a tu cuerpo filtrar mejor el fluido linfático (linfa) y los deshechos a través de los ganglios linfáticos ya que el lado izquierdo del cuerpo es el costado linfático dominante.

 

  • Puede mejorar la digestión
    Cuando se realiza la digestión, dormir del lado izquierdo puede ser preferible que hacerlo del derecho por el simple hecho de la gravedad. Específicamente, acostarse sobre el lado izquierdo del cuerpo permite que los deshechos de la comida se muevan fácilmente del intestino grueso hacia el colon. Dormir del lado izquierdo también ayuda a tu estómago y páncreas a mantenerse en su posición natural ya que ambos órganos se encuentran en el lado izquierdo del cuerpo, permitiendo que las encimas pancreáticas y los jugos gástricos se concentren en ese lado.

 

 

  • Es bueno para el corazón
    Desde hace años muchos médicos recomiendan a la mujeres embarazadas que duerman sobre su lado izquierdo para mejorar la circulación del corazón. Aunque no estés embarazada o no seas una mujer, dormir del lado izquierdo puede ayudar a disminuir la presión que ejerce el corazón ya que la gravedad puede facilitar a la circulación de la arteria aorta.

 

  • Es ideal para las embarazadas
    Dormir del lado izquierdo no solo mejora la circulación de las mujeres embarazadas. También puede ayudar a aliviar el dolor de espalda, incrementar la circulación sanguínea en el útero e impedir que éste no haga presión sobre el hígado. También mejora la circulación en los riñones y en el feto. Por estas razones es que los doctores recomiendan a las embarazadas pasar la mayor cantidad de tiempo acostadas sobre su costado izquierdo.

 

 

  • Puede ayudar a disminuir la acidez
    Un estudio publicado en “The Journal of Clinical Gastroenterology” (La revista clínica de gastroenterología) encontró que dormir del lado izquierdo puede ayudar a reducir los síntomas del reflujo de ácido. Otra vez, esto es gracias a la gravedad. Si estás experimentando acidez luego de una comida, hace la prueba y recostate 10 minutos sobre tu lado izquierdo para comprobarlo.

 

  • Mejora el funcionamiento del bazo
    El bazo es un órgano pequeño pero importantísimo ya que su función principal es la destrucción de células sanguíneas rojas viejas, producir algunas nuevas y mantener una reserva de sangre, forma parte del sistema linfático y ayuda a inmunizar el cuerpo. Dormir del lado izquierdo hará que este órgano clave funcione eficientemente.

 

 

 

 

Ha existido una escasa difusión de estos trastornos en la población masculina, no obstante, cada vez son más los varones jóvenes afectados por desórdenes alimentarios. Los trastornos alimentarios tienen que ver con muchos factores, siendo los más importantes: la imagen, la moda, la autoestima, el inicio de una dieta, la presión familiar, entre otros. Los medios de comunicación y la sociedad en general resaltan los estereotipos de hombres apuestos, delgados, poseedores de un gran físico, imponiendo así, estrictos parámetros de belleza que rinden culto a la delgadez.
Actualmente, entre el 10 y el 15% de los hombres padecen trastornos alimentarios, un porcentaje que se ha incrementado notablemente en los últimos diez años, aunque la patología se da más en las mujeres. No obstante muchos de estos casos no están diagnosticados.

Los trastornos alimenticios se desencadenan por la frustración de los jóvenes cuando su propia imagen no corresponde a la imagen impuesta. Por esta razón, trastornos como la bulimia, la anorexia y la denominada vigorexia, están ganando terrero entre la población masculina. Esta última afección consiste en comer compulsivamente para subir de peso y luego pasar innumerables horas en el gimnasio con el objetivo de aumentar la masa muscular, para no aparentar ser débiles.

En la anorexia restrictiva (en la que solo se evita la alimentación) y tal como sucede con las mujeres, prevalece un patrón obsesivo y perfeccionista. La regla tiene que pesar mucho más que el objetivo para negar el hambre.

Entre las características de personalidad que pueden hacer a una persona más vulnerable a la anorexia restrictiva se encuentran la baja auto-aceptación, el perfeccionismo, la tendencia a obsesionarse, el aislamiento social, el conformismo, exceso de autocontrol expresado a través de alta auto-disciplina y control de las emociones, y una alta auto-trascendencia (es decir, personas espirituales, desinteresadas de sí mismas, poco pretenciosas, pacientes y no egoístas). Los pacientes bulímicos presentan mayor facilidad para relacionarse y mayor apertura a nuevas experiencias. En ellos, más que el perfeccionismo, predomina la baja tolerancia a la frustración, de modo que las frustraciones de la vida son percibidas como insoportables.

La anorexia purgativa admite más variedad de conductas y está relacionada, al igual que la bulimia, con el trastorno bipolar. Entonces es importante consignar que el trastorno bipolar es altamente frecuente en la patología alimentaria. Es fundamental tener en cuenta a la familia de los pacientes del espectro bipolar, con respecto a la oscilación de las emociones y otras patologías conexas como el alcoholismo, la drogodependencia, el tabaquismo, las compras compulsivas, la ludopatía. Todas estas variaciones del ánimo tienen que ver con el espectro bipolar y casi siempre están presentes en la anorexia purgativa y la bulimia.

Es frecuente que los hombres que padecen anorexia sufran esta patología en combinación con otras adicciones como el alcohol, o la drogodependencia, y puede adoptar formas específicas como la vigorexia. Estos chicos se perciben flacos en vez de gordos, y practican en exceso gimnasia con aparatos para tener muchos músculos, y la mayoría de ellos incorpora anabólicos. Detrás de este trastorno, cuando ya alcanzaron su objetivo de ostentar un físico musculoso y corpulento al estilo Schwarzenegger, tienen una incapacidad para comunicarse y suelen mostrarse con anteojos oscuros porque sienten vergüenza de estar en la calle en esas condiciones. Es decir, muestran la misma fragilidad en la comunicación social.

Atentos a los síntomas

Antes de empezar la anorexia, el chico corta sus vínculos sociales. Generalmente se inclina por el estudio y busca desesperadamente la aprobación de los demás. Entonces hace los trabajos veinte veces hasta que estén perfectos. Es perfeccionista, autoexigente, obsesivo y cuando está por manifestar su patología se encierra más en sí mismo.

Esos vínculos que quita de la interacción los empieza a ubicar en su cuerpo: se mira, se pesa, se vuelve a mirar en el espejo. Está como interrogándose. Aunque todavía no haya empezado una dieta, comienza la obsesión por el cuerpo. Y va dejando algún alimento, se vuelve menos sociable, está más ensimismado. Este es el principio. Y es el momento de estar atentos porque los trastornos alimentarios son enfermedades muy graves. El primer paso hacia la recuperación es la comprensión de la condición y la búsqueda de ayuda profesional. Sólo con un buen tratamiento integral se puede lograr la recuperación.

Con el cambio de clima llegan los estornudos. te contamos como combatirlos

El colesterol es una sustancia grasa (lípido) fundamental para la vida, ya que forma parte de todas las células de nuestro organismo.