JooMix
esarzh-TWenfrdeiwitjaptru

La mayoría de las personas, a medida que se vuelven cada vez más conscientes de su propio envejecimiento, se preocupan por mantenerse en forma física o saben que deberían hacerlo. Controlar la alimentación y hacer ejercicio son las maneras más obvias de lograrlo. Sin embargo, muy pocos se concentran en su envejecimiento cerebral o en la necesidad de mejorar su aptitud mental.

Ejercitar la mente es el mejor camino para aumentar la longevidad, la independencia y la calidad de vida en la adultez. Un cerebro y una mente más afilados dependen de muchos factores, que actúan en la capacidad intelectual y su envejecimiento, donde intervienen la actividad física y la nutrición, pero también el sueño, la vida social y las actividades creativas.

Más allá de las influencias genéticas y propias de cada persona, para mantener una buena salud mental es importante incorporar hábitos que logren la correcta conexión mente-cuerpo de manera diaria, refrescando el funcionamiento esencial del cerebro. Esos hábitos son de fácil aceptación y, lo más importante, garantizan excelentes resultados.

1. Calidad y cantidad de sueño

Sentirse completamente descansado después de una buena noche de sueño profundo es lo que los expertos comparan directamente con lo que en un mundo de fantasía sería tomar un sorbo de la fuente de la juventud. Mejorar la memoria y disminuir el riesgo de insomnio –que aumenta con la edad– es posible cumpliendo solamente con las horas aconsejadas de sueño, según un nuevo estudio en la revista Neuron. La Fundación Nacional del Sueño en Estados Unidos es una de las organizaciones que afirman que la cantidad óptima de descanso es de siete a nueve horas por noche.

Acondicionar el ambiente de descanso para que sea libre de ruidos, que sea oscuro, donde no haya pantallas brillantes que emiten luz azul y evitar la cafeína son algunas de las formas para lograr poco a poco que el descanso sea el más saludable posible. Crear rituales nocturnos como tomar un baño caliente, escuchar música suave o leer antes de dormir son métodos particularmente efectivos no sólo de descansar mejor sino de fortalecer la memoria.

2. Alimentación consciente

Dado que el cerebro es uno de los órganos con mayor cantidad de grasas del cuerpo, comer alimentos ricos en grasas saludables es esencial para nutrir la salud mental. Un estudio publicado en la revista Aging Health sugiere que la nutrición es crucial para aliviar la depresión, y los adultos mayores pueden beneficiarse especialmente de una dieta para mejorar su estado de ánimo.

Verduras de hojas verdes, el pescado, los frijoles y las nueces son alimentos ricos en ácidos grasos Omega-3, que según la investigación reciente calma trastornos del estado de ánimo. Por otro lado, las gaseosas y bebidas saborizadas están vinculadas, según el estudio, a la contracción del cerebro. En su lugar, la dieta debería incorporar salmón, espinacas y nueces durante el próximo viaje a la tienda de comestibles para sentirse feliz y saludable.

3. Ejercicio y actividad

La aptitud física también está conectada directamente a la salud del cerebro y específicamente a la capacidad de aprender. Un estudio reciente de los Institutos Nacionales de la Salud en Estados Unidos sugirió que cuanto más se ejercita un adulto, más hace crecer a su cerebro. La actividad física aumenta significativamente la neuroplasticidad, es decir, la capacidad del cerebro para adaptarse a nuevas experiencias.

Como resultado, el ejercicio físico estimula el crecimiento de las neuronas en el cerebro y, según revela la investigación, los ejercicios como el tai chi aumentan enormemente la agilidad mental al mismo tiempo que mejoran el equilibrio y la movilidad. Esto puede desencadenar un efecto dominó que motiva a realizar también otras actividades de estimulación cerebral.

4. Actividades del hemisferio cerebral derecho

Invertir tiempo de calidad en una actividad artística o creativa mejora ampliamente la concentración mental. En particular, un pasatiempo creativo puede prevenir la demencia, según un estudio reciente en la revista Neurology de la Academia Americana de Neurología. Los participantes del estudio que se interesaban por la pintura, el dibujo y la escultura tuvieron un 73 por ciento menos de probabilidades de desarrollar funciones cognitivas más lentas que quienes no lo hacían. El poder curativo de las artes y oficios también se extiende a las actividades con cerámica, el trabajo de la madera y la costura, que minimizan la probabilidad de degeneración cerebral leve en un 45 por ciento.

Por otro lado, la lectura también es un hábito excelente para atesorar en la adultez y vejez. Leer un libro puede aumentar la capacidad de centrarse y vivir más tiempo, de acuerdo con una investigación en la revista Social Science & Medicine. Los investigadores sugieren que la lectura ofrece una variedad muy amplia de ventajas a la salud cognitiva que deben ser tenidas en cuenta, sobre todo en adultos mayores.

5. Experiencias compartidas

Si bien es cierto que los hábitos, las actividades creativas y la estimulación intelectual pueden mejorar la salud cerebral, la investigación científica existente indica que el resultado es aún mejor en compañía.

Un nuevo estudio en la revista Aging & Mental Health demostró cómo la actividad social mejora significativamente la claridad mental, ya que las relaciones comprenden complejas y sutiles señales sociales que requieren atención y flexibilidad mental. Esto significa que las interacciones regulares con la familia y los amigos energizan los procesos de pensamiento de un individuo, resultando en un razonamiento más claro y habilidades multitarea.

Los investigadores sostienen que el fortalecimiento de ese apoyo social evita el declive cognitivo y las actividades de grupo como clases comunitarias o clubes de libros son una excelente manera de sentirse conectado. Otras formas de apoyo pueden ser las mascotas, las redes sociales, o incluso el baile. Mantener una vida social activa en la tercera edad va a ser la clave para seguir teniendo una mente afilada.

Fumar en el embarazo afectaría la fertilidad por dos generaciones

Así lo sugiere un estudio que acaba de ser publicado. El alcance del daño del cigarrillo en la fertilidad femenina no se limitaría a ocasionar dificultades para concebir en una pareja, sino que llegaría inclusive a las nietas de la mujer fumadora.

Mucho se ha estudiado en las últimas décadas sobre el impacto negativo del cigarrillo en la salud en general y en la fertilidad, tanto masculina como femenina. Ahora, una investigación que acaba de ser publicada fue más allá y sugiere que si la mujer fuma durante el embarazo, estaría afectando las chances de concebir, inclusive, de sus nietas.

El estudio, liderado por el Dr. N. J. Camlin y publicado en la revista Human Reproducción, arrojó que fumar durante el embarazo aumentaba el tiempo que lleva lograr la concepción y el tiempo entre los embarazos. Fue un modelo experimental y una investigación realizada en ratones, por lo que se precisa mucha más evidencia para poder afirmar fehacientemente las conclusiones a las que este análisis arribó.

 “Lo novedoso es que relaciona el efecto que el humo de cigarrillo genera a nivel celular con los cuadros de subfertilidad en otras generaciones. El daño se daría sobre las células germinales, en este caso, los óvulos del feto femenino en gestación. Se observó que el efecto incidía en los fetos femeninos de la siguiente generación. Es decir, que una abuela que ha sido fumadora podría marcar a nivel celular a su nieta y ésta podría padecer trastornos en su fertilidad. Resulta un campo de investigación interesante, pero que sin dudas necesita ser profundizado y estudiado de alguna manera en humanos”, subrayó la doctora Ester Polak de Fried, médica especialista en Endocrinología Reproductiva y Fertilidad.

Fumar y exponerse al humo de segunda mano aumenta el riesgo de impotencia sexual en el hombre y de alteraciones en la composición de sus espermatozoides. En la mujer, puede ocasionar una disminución en la generación de folículos y en la calidad de los óvulos; puede modificar la función de las trompas de Falopio, la velocidad del flujo sanguíneo en el útero, la actividad del músculo uterino y el desarrollo del embrión antes de que se implante en el útero, perjudicando las chances de lograr un embarazo que llegue a término.

La doctora Ester Polak de Fried, quien además es directora médica del Centro Especializado en Reproducción (CER), aseguró que “es frecuente escuchar que los futuros padres dicen ‘cuando nazca mi hijo, dejo de fumar’, lo cual sin dudas es recomendable. Sin embargo, lo ideal sería que lo dejaran inclusive antes de concebir”.

 

Junto con la alimentación equilibrada, la realización de actividad física, evitar situaciones de estrés y llevar una vida saludable, no fumar es una de las medidas al alcance de las parejas que buscan un hijo para aumentar sus posibilidades de concebir. No es sencillo, pero se puede.

En ocasiones, se genera un círculo vicioso: si una pareja busca un embarazo y no lo consigue luego de varios meses de intentos, empiezan a aparecer sensaciones de ansiedad difíciles de manejar. En este contexto, la Polak reconoció que “la sugerencia de dejar de fumar se debe hacer dentro de un contexto, con una adecuada contención y acompañamiento terapéutico, para poder interrumpir ese círcu Lo que se aconseja es tratar de modificar algunas conductas para llevar un estilo de vida más saludable y, en parejas jóvenes sin antecedentes que incidan sobre la fertilidad, realizar una consulta con el profesional después de un año de intentar lograr la concepción sin éxito.

La especialista refirió que “entre las parejas que consultan por infertilidad, un porcentaje considerable conseguirá el embarazo simplemente con la modificación de ciertos hábitos de vida. Por eso, siempre recomendamos a los pacientes que dejen de fumar. Claramente, eso representaría una mejora en su estado de salud en general, pero además es uno de los factores modificables para contar con mayores posibilidades de conseguir el embarazo y de que el hijo no padezca ninguna patología”.

Asimismo, el tabaquismo se asoció a fallas de implantación y de abortos a repetición. Fumar durante el embarazo puede obstaculizar directamente el crecimiento fetal y la función placentaria, poniendo en riesgo la salud fetal y produciendo partos de niños con bajo peso o partos prematuros, entre otras complicaciones.

Sin embargo, concluyó la Dra. Polak, “dejando de fumar, muchos de los efectos pueden ser revertidos con el tiempo, lo que brinda esperanzas a aquellas parejas que estén buscando ser padres. Por esta razón, recomendamos hacer todo lo posible para abandonar el cigarrillo cuanto antes, tanto por la propia salud como por la de los futuros hijos”.

 

Asesoró la doctora Ester Polak de Fried.

DIABETES: ¿Cómo afecta nuestras emociones?

La diabetes y el estrés

El estrés es la sensación de tensión o fatiga que usted experimenta por demasiada presión física o mental.  El estrés de la vida diaria, combinado con el manejo de la diabetes cada día, puede afectar su ánimo y sus emociones por lo que sus niveles de azúcar en sangre pueden verse alterados, lo que a su vez puede conllevar cambios en las pautas de tu medicación. Puede sentirse:

Furioso por tener diabetes.

Frustrado por tener que cambiar su vida a causa de la diabetes.

Temeroso de no poder con la carga.

Preocupado por las complicaciones de la diabetes.

Los cambios en los niveles de glucosa en la sangre también pueden causar estrés. Un nivel bajo de glucosa puede provocar que se sienta irritable o nervioso.  Un nivel alto puede hacerlo sentir cansado o deprimido

Como manejar el estrés

Usted no puede escapar totalmente del estrés en la vida, pero puede aprender a manejarlo, con frecuencia es más fácil enfrentar el estrés si sus niveles de glucosa en la sangre están controlados. Hablar con sus familiares, amigos cercanos o un grupo de apoyo de diabetes acerca del estrés en su vida también puede ayudarlo. Otras formas de manejar el estrés incluyen:

Dormir suficientes horas.

Comer alimentos saludables.

Hacer ejercicio con regularidad o estar más activo.

Ver películas o escuchar música.

Leer un libro.

Buscar un pasatiempo.

Visitar amigos.

La risa es un gran remedio contra el estrés. Un buen sentido del humor le levantara el ánimo y hará que el estrés sea manejable.

 

La depresión y la diabetes

La relación entre la diabetes y la depresión no está clara. Sin embargo, más personas que tienen diabetes padecen de depresión que la que no tienen diabetes. La depresión no quiere decir sentirse melancólico o abatido de vez en cuando; significa sentirse inmensamente triste o perder interés en casi todo durante semanas o meses. Otras señales de depresión incluyen:

Problemas para dormir.

No poder concentrarse.

Comer demasiado o muy poco.

Si usted tiene algunas de estas señales durante ms de unas pocas semanas, consulte con su médico.  Si su depresión no tiene una causa física, puede que lo refieran a un profesional de la salud mental. La depresión a menudo puede aliviarse con asesoramiento, medicamentos o ambos.

 

La diabetes en el trabajo

Comente con su médico el tipo de trabajo que usted realiza o si tiene planes de cambiar de trabajo. Puede que haga falta incorporar algunos cambios en su plan de tratamiento para la diabetes. Asegúrese de decir a su médico si:

Trabaja conduciendo un vehículo o manejando equipo peligroso

Trabaja en turnos rotativos

Tiene un trabajo de mucho estrés

Usted debe poder realizar casi cualquier tipo de trabajo con diabetes. Pero puede que necesite cambiar su plan de comidas si tiene un trabajo nocturno o un itinerario que varía. Puede que también tenga que ajustar la dosis de sus medicamentos para la diabetes y el plan de ejercicio de acuerdo a su empleo.

Siempre tenga a mano en su trabajo una colación de carbohidratos de acción rápida por si tiene un episodio de bajo nivel de azúcar en sangre ya que esto puede causarle un desmayo.

Dra. Gabriela Tórtolo, Lic. Sandra Villarreal y equipo de educación física.

Centro médico

Posada del Qenti

En los 90, se hizo popular la tendencia de quedarse en casa y usar el hogar como refugio anti estrés. Este boom se llamó “nesting”, que significa anidar. Convertir tu casa en un bunker destinado a desconectarte del mundo exterior, relajarte y buscar actividades que te den placer, es beneficioso para tus emociones.  
 
– ¿Vamos a tomar algo? 
– No, gracias, este finde hago nesting.
 
Más allá de que suene a pretexto cool, el nesting ha logrado convertirse en un verdadero estilo de vida. Actualmente, las posibilidades tecnológicas convierten un fin de semana de encierro en una experiencia a nuestra medida; donde es posible engancharte con una serie de Netflix, probar sabores nuevos pidiendodelivery con apps con las que no hace falta ni levantar el teléfono, hacer las compras en el supermercado o en un shopping virtual y muchas cosas más, sin necesidad de sacarte el pijama y las medias de lana.
 
 
 
Esta tendencia se hizo más fuerte después del atentado a las Torres Gemelas (2001), cuando la gente -muerta de miedo- empezó a sentir necesidad de “protegerse” dentro del hogar. 
 
Así fue como empezaron a equipar su casa como nunca antes. Esta conducta fue aprovechada por los diseñadores de interior y comerciantes a los que se les abrió un mundo de posibilidades para ofrecer muebles y productos que brinden mayor confort.
 
Quedarse en casa se volvió el leitmotiv de este colectivo, que fue testigo de cómo un día muchas personas que salieron de su hogar a trabajar no regresaron jamás. Es extremo pero comprensible.  
 
Hoy también es furor en las redes sociales el hashtag #staycozy (que significa estancia acogedora) y habla de lo mismo que el nesting. Los usuarios de Twitter e Instagram lo comparten acompañado de un sinfín de imágenes de gente reposando en el sillón. ¡Bien por ellos!
 
Es innegable que esta práctica es tentadora pero hay riesgos de que se convierta en la excusa perfecta para aislarse del mundo: dejar de salir con amigos, no conectarse con la naturaleza y volverse sedentario. Todo esto puede tener un efecto nocivo para la salud.
 
"El hogar constituye a partir de su posibilidad de cobijo y resguardo, un verdadero refugio. Pero además, la privacidad y aislamiento del mundo exterior brindan a la persona ocasiones de encuentro consigo misma y mayor contacto con las personas más significativas de la vida", asegura a El País Alejandro Corbalán, director de la Asociación Argentina de Counselors.
 
Nadie te dice que no te quedes en casa, pero todo hay que hacerlo en la medida justa. 

El Ministerio de Salud de Tucumán notificó un caso de sarampión importado. El 24 de abril reportó a su vez un segundo caso probable de sarampión, contacto del primer caso.

Ante la notificación de un caso confirmado de sarampión en la provincia de Tucumán, y teniendo en cuenta que la circulación endémica de esa enfermedad fue eliminada en la región de las Américas, el Ministerio de Salud de la Nación emitió un alerta sobre el riesgo de reintroducción del virus en el país.

Se trata de un caso importado, que corresponde a un varón de 25 años que regresó a Tucumán el 9 de abril luego de un viaje por el sudeste asiático y Australia.

Tuvo fiebre y erupción, además de conjuntivitis, tos y catarro nasal, por lo que consultó al médico el 13 de ese mes y permaneció internado hasta el 16.

El caso fue notificado por el Ministerio de Salud de Tucumán, que el 24 de abril reportó a su vez un segundo caso probable de sarampión, contacto del primer caso.

El objetivo de la alerta emitida por la cartera sanitaria es que los equipos de salud del sector público y del privado intensifiquen la vigilancia de enfermedad febril exantemática (eruptiva) y notifiquen en forma inmediata los casos sospechosos, para poder implementar las medidas de control.

Por caso sospechoso se considera un paciente con temperatura axilar mayor a 38° y exantema.

 

La vacunación es clave

Además, la alerta se orienta a instar a la población a verificar que el esquema de vacunación contra la triple viral y la doble viral esté completo para la edad.

Esto se vincula a que si la cobertura de vacunación es satisfactoria, la población presenta un nivel de inmunidad adecuado contra el virus, lo que permite prevenir su propagación ante casos importados de la enfermedad.

Según recordó la cartera sanitaria, los niños de 12 meses a 4 años deben acreditar una dosis de vacuna triple viral.

Y entre los 5 y los 50 años, se deben acreditar dos dosis de triple viral o doble viral, aplicadas después del primer año de vida.

Las personas nacidas antes de 1965, entretanto, se consideran inmunes y no necesitan vacunarse.

 

Un virus muy contagioso

El sarampión es una enfermedad aguda de origen viral, que puede ser grave, y que se caracteriza por ser extremadamente contagiosa.

La transmisión se produce fundamentalmente de persona a persona, por medio de la diseminación a través del aire de microgotas que se expelen al toser, estornudar o hablar.

La enfermedad es contagiosa desde cuatro días antes y hasta cuatro días después de que aparece la erupción.

Antes del exantema, los síntomas son fiebre, conjuntivitis, tos, catarro nasal, etcétera.

Las complicaciones pueden ser causadas por el mismo virus o por una sobreinfección bacteriana, e incluyen diarrea, otitis media, neumonía (la causa más común de muerte) y meningoencefalitis.

La incubación dura, en promedio, 10 días, pero puede ir de siete a 18 días desde la exposición hasta el comienzo de la fiebre.

 

En el país y en las Américas

El último caso de sarampión endémico se registró en la Argentina en 2000, y desde 2010 se notificaron en total 23 casos importados. El mayor de los brotes sucedió luego del Mundial de Fútbol 2010, que tuvo lugar en Sudáfrica, con 17 casos confirmados.

A su vez, el último caso importado se había registrado en el país en 2014 en una turista japonesa.
En las Américas, en 2002 se había interrumpido la transmisión endémica del virus del sarampión, pero entre 2014 y 2015 se registró en Brasil un brote de más de un año de duración, que implicó la marcha atrás.

Después de un año sin casos, se pudo certificar la Región de las Américas libre de sarampión en septiembre de 2016. Desde entonces, se notificaron en las Américas 74 casos importados el año pasado y otros tantos este año (43 en Estados Unidos y 31 en Canadá).

La vacunación es la forma de prevenir. A los 12 meses corresponde aplicar la triple viral. Entre los 5 y los 50 años, deben acreditarse dos dosis con triple viral o doble viral, aplicadas luego del primer año de vida. 

A veces nos quejamos de los dolores en la espalda debido a nuestro trabajo y a nuestra rutina diaria, pero éstos también pueden deberse a un estilo de vida sedentario.

Los masajes descontracturan músculos y dejan la sensación de relax que no hubiese sido posible obtener de otra forma. Su intención principal es darle al cuerpo un estado de tranquilidad y descanso mediante los movimientos apropiados.

Aprende estas técnicas de masaje y la forma de ponerlas en práctica, para quitar el dolor y las molestias que se pueden dar en la espalda. Sorprende a cualquier familiar o amigo, y si les enseñas cómo hacerlo, después recibe uno a cambio.

 


 

 

Cosas que necesitarás

  • Una mesa de masaje, colchón o colchoneta
  • Una sábana
  • Aceite o crema para masaje. Algunos buenos aceites que puedes usar incluyen el aceite orgánico de coco, el aceite de semilla de uva, aceite de jojoba o aceite de almendras. 
  • 3 toallas
  • Una almohada o cojín

Consejos

  • Adviértele a la persona que debe levantarse lentamente. Después de recibir un masaje, es fácil olvidarte de lo relajado que estás y puedes tambalearte y quizás hasta caerte al suelo.

  • Todo el mundo tiene una tolerancia diferente a la presión. Asegúrate de pedirle su opinión a la persona al realizar movimientos más profundos, según sea necesario. Una buena señal de que lo estás haciendo demasiado profundo es cuando el músculo se contrae al presionarlo. Nunca fuerces un movimiento en el cuerpo.

  • Usa las técnicas de presión más suaves cuando hagas los movimientos hacia la cabeza y haz más presión cuando sean hacia abajo, hacia las caderas.

  • Trata de mantener una mano sobre la persona en todo momento para mantener la sensación de continuidad y fluidez del masaje. Trata de mantener las manos haciendo movimientos fluidos sin parar.

  • Después de que hayas terminado, puedes colocar una toalla sobre la espalda y los brazos de la persona, y frotar suavemente para absorber la mayor parte del aceite. De lo contrario, podría manchar la ropa cuando la persona se vista.

 

Cómo dar masajes para descontracturar y calmar tensiones en la espalda

1.  Consigue el espacio para realizar el masaje

Si no tienes disponible una mesa de masaje, puedes intentar usar el suelo, un sofá, una cama o incluso la mesa de la cocina si es lo suficientemente resistente para aguantar el peso de la persona que se acueste en ella.

Asegúrate de estar cómodo para hacer el masaje y evita problemas de altura que puedan generar que te inclines de manera incorrecta.

2.  Coloca a la superficie dura algo suave debajo como un toallón o colchoneta 

Si no tienes disponible una mesa de masaje y eliges una de las alternativas que tienen la superficie dura, colócale algo que tengas a mano, para que la persona que reciba el masaje tenga la comodidad adecuada. También extiende una sábana, que lo hará más higiénico y además absorberá el exceso de aceite o crema que utilices al hacer el masaje.

3. Prepara la habitación

Asegúrate de que la habitación este cálida. Éste es el ambiente ideal para que se relajen los músculos de la persona que vas a masajear. Pon un poco de música tranquila que le ayudará a la persona a relajarse al máximo.

4.  Pídele a la persona que se desvista hasta donde se sienta cómoda

Es mejor hacer el masaje y recibirlo sin que haya ropa sobre el área que recibirá el masaje, sobre todo si vas a usar crema o aceite.

5.  Deja expuesta la espalda de la persona

Si la persona se enrolló una toalla mientras se desvestía o se cubrió por completo con la sábana adicional, dobla la tela hacia abajo para dejar expuesta la espalda de la persona.

 

1- Vierte el aceite de masaje o crema en la palma de tu mano

Empieza con una cucharadita (aproximadamente del tamaño de una moneda mediana). Caliéntalo frotándolo en las manos antes de aplicárselo a la persona.


2- Esparce el aceite sobre la espalda con effleurage

La técnica principal para extender el aceite tibio sobre la espalda de la persona se llama effleurage, que significa “rozamiento ligero”. Hazlo con movimientos deslizantes, largos y uniformes.

Usa las manos completas y empieza en la parte baja de la espalda de la persona y ve hacia arriba. Siempre hacia arriba, hacia el corazón (la dirección del flujo sanguíneo), mientras presionas y luego llevas ligeramente las manos a la parte exterior de la espalda. Mantén el contacto sin aplicar presión mientras llevas las manos hacia abajo de nuevo.

Repite esta técnica de 3 a 5 minutos mientras aumentas gradualmente de una presión ligera a media para calentar los músculos de la espalda. No te olvides de los hombros y del área del cuello.

3- Usa la técnica de petrissage o amasamiento

Esta técnica usa movimientos circulares más cortos con más presión que la técnica de effleurage. Es una técnica de amasamiento que rueda y presiona para mejorar la circulación profunda.

  • Para realizar esta técnica puedes usar las palmas, los dedos o incluso los nudillos, para hacer movimientos circulares cortos.
  • El movimiento debe ir desde la cintura (el centro) y no desde los hombros. Esto ayudará a evitar que te fatigues.
  • Debes masajear toda la espalda de 2 a 5 minutos. Puedes alternar entre esta técnica y los movimientos más ligeros de effleurage para variar las técnicas.

4- Haz movimientos de percusión

Los movimientos de percusión (también conocidos como tapotement) son movimientos de contacto breve y repetitivo con las partes de la mano. Puedes usar las manos ahuecadas, todos los dedos juntos en un punto o incluso la parte plana de los dedos del lado de los nudillos de las manos para hacer el contacto. Estos movimientos tienen un efecto estimulante y compresivo sobre el tejido.

  • Mantén las muñecas relajadas y flexiónalas con movimientos rápidos para realizar las técnicas tapotement. Esto asegurará que no apliques demasiada presión.
  • Realiza las técnicas en toda la espalda de la persona de 2 a 3 minutos.

5- Usa la técnica de elevación de los músculos

Para hacerla, cierra los dedos y mantén el pulgar alejado (en forma de “pinza de langosta”). Aplica la presión con movimientos giratorios de elevación. Sigue alternando las manos con un movimiento de “limpiaparabrisas”.

  • Haz los movimientos de arriba hacia abajo de la espalda 2 ó 3 veces.

 

 

6- Usa una técnica de abanico

Colócate en la cabecera de la mesa. Coloca los pulgares en la parte superior de la espalda, justo debajo del cuello y en ambos lados de la columna vertebral.

Con un movimiento "en abanico" con los pulgares extendidos, presiona suavemente hacia la parte baja de la espalda; la presión debe ir en ángulo hacia los pies de la persona, no hacia el suelo. Alterna la presión en ambos pulgares, haciendo los movimientos desde la parte superior de la espalda, hasta las caderas de la persona.

  • Asegúrate de masajear los músculos a cada lado de la columna vertebral, no la columna vertebral directamente. 
  • Los masajes sobre la columna vertebral pueden ser muy incómodos y peligrosos si no tienes la capacitación adecuada.

7- Masajea en dirección opuesta 

Colócate de nuevo al lado de la persona. Alcanza la cadera alejada con una mano, mientras apoyas la otra mano sobre la cadera cercana. Con un movimiento fluido, tira de una mano hacia ti mientras alejas la otra; en el medio, deben rozarse entre sí, en direcciones opuestas.

  • Repite este movimiento subiendo por la espalda hasta llegar al área de los hombros y luego regresa. Repítelo 3 veces.