JooMix
esarzh-TWenfrdeiwitjaptru

Pese a que el frío y la falta de transpiración disminuyen el deseo de beber, en esta temporada también existe riesgo de deshidratación. Te dejamos algunos tips para ingerir líquido en invierno.

Existe una sensación generalizada: durante los meses de invierno, al no sentir calor ni sed, es poco probable deshidratarse. Sin embargo, aunque el riesgo es algo menor que en verano, durante la temporada fría se presentan otros factores que provocan deshidratación, como los resfríos, el uso de ropa muy abrigada y la exposición a lugares cerrados con calefacción alta. Además, el frío altera la sensación de sed, debido a que cerebro se concentra en mantener la temperatura del cuerpo.

De esta manera, los síntomas de deshidratación cambian con relación al verano. Durante el invierno, los principales indicadores de falta de líquido en nuestro organismo son los siguientes:

  • La piel seca, que algunos describen como “piel de cartón”.
  • Los labios paspados (en algunos casos hasta llegan a resquebrajarse).
  • La orina demasiado oscura.

¿Cómo hidratarse cuando hace frío?

  • La cantidad de agua por ingerir diariamente es igual que en verano: entre dos y tres litros. Aquí se puede incluir caldos, jugos e infusiones.
  • Tomar sopa en cada comida.
  • Mantener el consumo de frutas y verduras.
  • Estimular el paladar agregando porciones de gelatina a las frutas de estación.
  • Colocar cuencos de agua cerca de radiadores o de cualquier fuente de calor, ya que la humedad ambiente es más baja en invierno.
  • No esperar a tener sed para beber.
  • Quitarse los abrigos pesados al ingresar a un sitio cerrado y calefaccionado.

Lo desarrolló un estudiante de tecnología mexicano de 18 años, después de ver sufrir a su mamá. Equipado con biosensores, estudia los senos y envía un informe a la paciente y su médico.  

Se llama Eva y es un corpiño inteligente que busca ganarle al tiempo. Está pensado para detectar tempranamente el cáncer de mama y de ese manera acelerar los tratamientos. Detrás de la idea hay una historia familiar: lo desarrolló un estudiante de tecnología mexicano de 18 años después de ver sufrir a su mamá por un diagnóstico tardío. Este dispositivo portátil y no invasivo está equipado con 200 biosensores de tacto que registran los cambios de temperatura, de color y textura de los senos. Por Bluetooth transmite la información, que es procesada y enviada en forma semanal a la paciente y el oncólogo que la atiende

 

No hace falta tenerlo mucho tiempo puesto para que cumpla su función. Basta con usarlo entre 60 y 90 minutos una vez por semana.

"Cuando yo tenía 13 años mi mamá fue diagnosticada por segunda vez con cáncer de mama. El tumor pasó de tener la dimensión de un grano de arroz al de una pelota de golf en menos de seis meses. El diagnóstico fue demasiado tarde y mi mamá perdió ambos senos", cuenta Julián Ríos Cantú. El chico es estudiante del Instituto de Tecnología de Monterrey y con tres amigos fundó la compañía Higia Technology, especializada en biosensores orientados a mejorar la calidad de vida de las mujeres.

 

Juntó dinero para empezar los tests y este año ganó, en Alemania, el premio principal de los Global Student Entrepreneur Awards, que reconoce a los mejores estudiantes emprendedores del mundo. El chico fue recibido en su país por el presidente Enrique Peña Nieto.

El creador dice que su invento "puede reducir la brechas temporales hasta en un 95 por ciento y salvar muchas vidas". Más rápido, más salud.

 

5 Razones para consumir frutas y verduras todos los días

 

La Organización Mundial de la Salud, recomienda consumir 5 porciones de frutas y verduras al día. Las hay de diferentes colores y cada una anuncia riquezas nutricionales diferentes. Las vitaminas, minerales, fibra y fotoquímicos presentes en estos alimentos son fundamentales para el buen desarrollo y funcionamiento del organismo. Cinco razones para comer cinco porciones.

La Vitamina C presente principalmente en los cítricos como el kiwi, naranja, pomelo, limón y en vegetales como el brócoli y repollo; tiene un alto poder antioxidante, contribuye a la absorción del hierro de origen vegetal y ayuda a prevenir infecciones.

El color naranja de la zanahoria, zapallo y el verde oscuro de la espinaca, acelga y brócoli indican cantidades de betacarotenos, precursor de la Vit. A, esencial a para la salud de la piel, cabello, dientes y ojos; si bien la Vit. E está presente, en mayor cantidad, en los aceites vegetales, también podemos encontrarla en alimentos como la palta, brócoli y espinaca; gran aliada de nuestra piel ya que contribuye a reducir la acción causada por radicales libres.

Con respecto a los minerales se destaca al potasio, mineral que ayuda a regular el balance de agua en el organismo y mantener la presión sanguínea en valores normales, se encuentra principalmente en la banana, naranja, kiwi, achicoria, acelga y melón. También el magnesio es un mineral importante para la utilización de energía, y lo encontramos en hortalizas de hojas verdes.

Los fotoquímicos que abundan en las frutas y verduras,  tienen alto poder antioxidante y son los responsable del color de estos alimentos.

Los cereales integrales, estos alimentos son los que mayor cantidad de fibra poseen, nutriente indispensable para el buen funcionamiento del intestino. Consumir fibra en todas las comidas, ayuda a disminuir la absorción de glucosa y los niveles de colesterol sérico.

Fuente:  grupo  medico QENTI STAR.-

Las criaturas fallecidas entraron afectados por el virus sincicial respiratorio (VSR). Dos de ellos tenian 5 meses de vida, y el otro bebé a penas 30 días de su nacimiento. Todos eran de familias con residencia en la capital provincial. Fueron tratados a la ex Casa Cuna, el Pediátrico y el Misericordia. Habían entrado con cuadros de fiebre alta, tos persistente, rechazaban los alimentos, mucha irritación y tenían serias  dificultades respiratorias.  En muchos de estos casos, los bebés tenían sus labios de color azulados.  las autoridades sanitarias confirmaron que otros seis chicos están siendo tratados por la influenza A. ¿Qué es la Bronquiolitis?

 

Con la llegada del frío intenso, las consultas diarias de los pacientes afectados por las enfermedades respiratorias ya treparon de 180 a 260. En el Hospital Pediátrico, la UTI y la UCI están trabajando a cama caliente y el internado tiene una ocupación del 90 por ciento.

Por otro lado, las autoridades sanitarias confirmaron que otros seis chicos están siendo tratados por la influenza A.

El hospital Infantil y los dispensarios también están trabajando a destajo con este tipo de pacientes y en algunos casos tuvieron que hacer derivaciones a los hospitales provinciales.

En estos casos los médicos están recomendando poner atención en los bebés. Hay que evitar hacer consultas tardías y tener el carné de vacunación al día, incluyendo las dos dosis de antigripal. Evitar los cambios bruscos de temperaturas y no exponerlos donde hay otras personas con tos o resfrío.

 

FUENTE: EL DOCE

 

QUE ES LA BRONQUILITIS

 

¿Qué es?

La bronquiolitis es una enfermedad bastante común y algunas veces grave, que  expresa una inflamación aguda de las vías aéreas inferiores (bronquiolos). Afecta principalmente a los más pequeños, en especial a los bebés menores de 6 meses, y es más frecuente en los meses fríos (otoño e invierno). Es una causa frecuente de hospitalización de niños menores de un año durante el invierno y comienzos de la primavera.

La causa más frecuente de la bronquiolitis es el virus sincicial respiratorio (VSR). Más de la mitad de los bebés están expuestos a este virus en su primer año de vida. Otros virus que pueden causar la bronquiolitis pueden ser: Adenovirus, Influenza y Parainfluenza.


¿Cómo se contagia?

El virus se transmite de una persona a otra por el contacto directo con las manos contaminadas con secreciones nasales o a través de gotitas aerotransportadas generadas al toser o estornudar, por aquellos que presentan la enfermedad.


¿Cuáles son los síntomas?

La bronquiolitis suele comenzar como un resfrío. Luego de dos o tres días de ese cuadro, algunos niños pueden tener pocos síntomas o síntomas menores y otros desarrollar más problemas respiratorios, como sibilancias (ruido similar a un silbido en el pecho, al respirar) y tos.

El niño con bronquiolitis puede presentar alguno de los siguientes síntomas:

  • Tos
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Respiración  muy rápida (taquipnea)
  • Aleteo nasal o retracción de los músculos del tórax en un esfuerzo por respirar.
  • Cansancio.
  • Color azulado en la piel, las uñas o los labios debido a la falta de oxígeno (cianosis): en este caso necesita tratamiento urgente.

¿Cómo puede prevenirse?

_ Mantener la lactancia materna.
_ No exponer a los niños al humo del cigarrillo.
_ Lavarles las manos a los niños con agua y jabón con frecuencia. 
_ Mantener alejados a los bebés de aquellas personas que están resfriadas o tienen tos. 
_ Si alguien en la familia tiene alguna  infección de las vías respiratorias, debe lavarse las manos con frecuencia, especialmente antes de manipular al niño.


¿Cómo se trata?

Los antibióticos no son efectivos contra las infecciones virales. El tratamiento incluye broncodilatadores administrados con un aerosol y una aerocámara (generalmente denominados como "paf").

 

Según una investigación, un extracto concentrado de brotes de brócoli reduciría los niveles de azúcar en sangre en estos pacientes.

Las papas fritas tienen mala fama y un nuevo informe se ocupó de dejarlas muy mal paradas. Publicada en The American Journal of Clinical Nutrition, la investigación llegó a la conclusión de que comerlas dos veces por semana está relacionada con un mayor riesgo de muerte.

Este estudio se basó en los hábitos alimenticios durante ocho años de 4400 personas de entre 45 y 79 años. Los autores explicaron: "Las papas, no fritas, son relativamente saludables porque contienen una buena proporción de fibra, vitaminas y micronutrientes". Pero las que pasan por aceite, que luego se bañan en sal, tienen mucha grasa, entre otros factores dañinos.

 

Cuanto más grandes, peor

Así que mientras darte ciertas licencias a los 20, como un paquete de papas fritas, puede no tener efectos a gran escala, hacerlo a los 40 tiene sus consecuencias. La clave, además de moverse más, está en comer menos grasas y más nutrientes. Verduras frescas, frutas, carnes magras y legumbres.